imagen llegada españa
Sin categoría

Peninsula Iberica

Las ultimas millas hacia la Península fueron muy rápidas, llegando a nuestra mejor media de velocidad con 163 millas recorridas en 24 horas. En la llegada al Cabo de San Vicente aparecen en las cartas náuticas unos canales de separación del tráfico. Esto significa que los mercantes deben circular por unas zonas equivalentes a una carretera y cada uno por su carril.

Nosotros decidimos atajar cruzando por en medio para no tener que ir tan pendientes del tráfico marítimo. Tuve suerte en mi guardia ya que fue sólo el comienzo del cruce y no tuve que hacer apenas correcciones para ir esquivando barcos, pero Jorge se comió unas cuantas correcciones. Cuando ves las cartas tienes la sensación de estar cruzando la M-30 corriendo.

imagen de cabo de san vicente

El día 27 vimos tierra. Comenté con una amiga que era la primera vez desde Bahamas y enseguida me dijo que no, que la última vez fue Azores. Y tenía toda la razón, no sé si es por el cansancio o por no haber podido disfrutar (tampoco en Bahamas), pero mi mente había borrado las Azores como concepto de ver tierra.

Divisar el Cabo, temprano el día 27, supuso un momento muy emocionante. A partir de ese momento, si nos hartábamos podíamos dejar el barco en un puerto e ir a casa sin problemas. Tengo que decir que la costa del Algarve portugués es preciosa y que tuvimos por fin picadas en la caña.

imagen de algarve

El parte meteorológico era un poco “puñetero”. Básicamente veíamos que, o conseguíamos pasar el Estrecho antes del domingo por la tarde/noche o tendríamos que quedarnos en la Bahía de Cádiz probablemente dos días. Combinando vela cuando se puede y motor el resto del tiempo conseguimos llegar sin problemas.

Estos días han sido de mucho ánimo porque ya nos vemos en casa, pero están siendo muuuuuuy cansados. Las guardias hay que hacerlas. Esta zona está llena de barquitas pescando, boyas, petroleros, cruceros, mercantes enormes (ayer vimos uno de 400 metros de eslora que parecía la madre de todos los barcos) y hay que estar alerta todo el tiempo. Esto supone que llevamos desde el día 26 sin dormir apenas 4/5 horas al día. Si además cuentas todos los días desde que salimos de Puerto Lindo, pues el cansancio hace ya mella.

Por fin pescamos, y nos ha dado para dos comidas un pez tipo bonito. Picó siendo ya de noche y me dio una pereza terrible tener que limpiarlo, pero lo limpié, lo fileteé y al día siguiente le anuncié a Jorge que tenía el presentimiento de que comeríamos pescado. De hecho, ayer pescamos otro, que me pareció tan bonito que decidí devolverlo al agua tras comprobar que sobreviviría sin problemas. Ya comeremos otra cosa. Tenemos comida de sobra, seguro que podríamos aguantar 3 o 4 semanas más.

El parte nos dice que vamos a tener viento en contra para ir hacia Valencia hasta la madrugada del marte a miércoles. Hemos decidido poner rumbo a Almerimar y pasar una o dos noches, durmiendo sin guardias, yendo a comprar a un Mercadona y ojalá haya algún bar o restaurante abierto.

Por otra parte, me dicen mis amigos italianos que en Bocas del Toro han prohibido totalmente la navegación y que está lloviendo a saco. Ahora es la temporada de lluvias y son varios meses seguidos lloviendo, la prohibición de navegar es debida a que el COVID está bastante descontrolado en toda américa del sur y Centroamérica.

Este fin de semana ha habido la primera tormenta “culo de pollo” en Linton Bay, donde está el Arabela. No hemos recibido ninguna noticia del puerto y ya se sabe: “No news, good news”

imagen culo pollo

Quizá el decidir volver en barco con Jorge y dejar el Arabela bien amarrado en puerto fue la opción correcta.

Si Dios, Eolo y Neptuno se ponen de acuerdo, el viernes por la mañana llegaremos a casa. Yupiiiiiiiii!!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial