Sin categoría

Reparaciones Vol. 1

El día 7 entramos a fondear en la bahía de Le Marin. Debe haber más de 2.000 barcos aquí. Siempre es un poco estresante buscar un hueco donde echar el ancla para un bicho de 15x7m. Buscas un sitio que esté cerca del puerto, que no esté cerca de los canales de paso señalizados (con los colores al revés), que tenga una sonda adecuada y con suficiente espacio alrededor.

Después de dar un par de vueltas, vemos un sitio chulo. Sonda de 6 metros, sin arrancada, suelto 10 metros y dejo que el viento nos haga retroceder. Conforme noto tensión voy dando cadena hasta los 25 metros. Dos paladas atrás para asegurar el agarre y nos miramos satisfechos.

Vamos a por el helado!!!

Nos disponemos a bajar el dinghy (la zodiac) cuando se aproxima un bote con un oriundo de Martinica indicándonos que ahí no podíamos fondear porque estábamos en la línea de dos boyas de señalización. Cuando le indico que a nuestro lado hay varios barcos que sí están en la línea y nosotros no, se encoje de hombros y nos dice que nos vayamos.

Levamos ancla y buscamos un segundo sitio, detrás de las boyas amarillas que nos ha indicado el sujeto. Nuevamente encontramos hueco y repetimos operación de fondeo.

Esperamos unos minutos antes de hacer nada y aparece un nuevo bote esta vez con 4 oriundos indicando que ahora estábamos en línea con una boya verde. A nuestro lado varios barcos que claramente sí estaban en medio de la línea. Vemos que el bote se acerca a los otros barcos, llaman y como no contesta nadie se van. Lógicamente no nos apetece empezar nuestro viaje discutiendo con lo que empezamos a levar anclas cuando en el barco de babor se abre ligeramente un tambucho, asoma una cabeza y dice  !Sos español!.

El caso es que a mitad de levantar el ancla el tipo se pone a contarme cosas, de dónde veníamos, a preguntarme lo que nos habían dicho los guardias del bote, etc…me cuenta que tiene el motor de arranque roto y no puede moverse. Y se queda tan pancho.

A la tercera, en un sitio con barcos vecinos más herrumbrosos ya nadie nos dice nada y preparamos el dinghy para bajar a tierra por primera vez en 24 días y empezar con las reparaciones.

Gracias a nuestro amigo Óscar, teníamos un contacto en Martinica que a su vez nos facilita el contacto de Didier, el electricista. Le contamos el problema del generador y nos dice que vendrá luego.

Bajamos a tierra en busca de la náutica, la velería y una gasolinera para comprar butano y se nos cruza un McDonald’s. Ya sé que no tiene mucho glamour, pero el McFlurry o como se llame, lleno de caramelo y una especie de bombones que se pegan en los dientes y en el paladar, está de muerte. Aprovechamos para conectarnos a Internet, contestar WhatsApps y nos volvemos a esperar a Didier.

Didier vino sobre las 18:00 y le explicamos los 4 problemas que teníamos:

– El generador que no arrancaba

– El alternador del motor de babor que había dejado de cargar (es nuevo)

– El motor de babor funciona bien, pero a los pocos minutos de estar funcionando se pone a pitar como loco indicando problemas en la presión de aceite. Hemos revisado y está bien de nivel. Seguramente debe tener alguna conexión mojada que provoca que no marque bien. No pasa nada salvo que cuando uno está intentando maniobrar y de repente oye un pitido a todo volumen que sólo se quita apagando y encendiendo (sí, soy informático) estresa un poquito. Si además se junta que se apaga el motor cuando el ancla acaba de soltarse del fondo y el barco retrocede sin control hacia atrás, te das cuenta que los ejercicios de relajación son tremendamente útiles.

– El motor de estribor dejó un día de funcionar. En concreto no encendía nada en el panel de mandos. Al abrir la cámara de motores vimos que por una ola se había roto el soporte que sujeta la pastilla de conexión de los cables al mamparo. Estaba la pastilla totalmente mojada y varias conexiones faston partidas con cables de colores diversos. La lógica dice esperar a que se seque todo y ver si arranca. Pues ya os digo que no. Ni sprays, ni nada. Pues llega la siguiente que es poner terminales faston nuevos a todos los cables y probar.

Esto que parece muy fácil, cuando tienes poco hueco para trabajar y tienes que hacer de contorsionista mientras te clavas diferentes partes del motor en partes sensibles de tu cuerpo no resulta tan gracioso.

El resultado es que tienes cables de varios colores a ambos lados (no, no coinciden los colores) y sólo queda prueba y error. Voy probando esperando recibir chispazos y diciendo: Francisco!! ¿Funciona???. Teniendo en todos los casos la misma repuesta: NO!!!

Ya opto por una segunda opción que consiste en arrancar el motor desde un cuadro que existe en la cámara de motores. ¡Pillo tester, sigo los cables, voy haciendo comprobaciones e identifico que un marrón debe ir con un negro y eureka!!. ¡Desde la cámara de motores, pulsando el botón verde el motor arranca!!!

Mi alegría dura poco. Al pulsar el botón negro, el motor no para (debe ser algo relacionado con un cable negro que sale y se queda ahí enmedio solito el pobre sin posibilidad de conectarse con ningún otro).

El caso es que moviendo una palanquita que hay en un lateral del motor, éste se para.

Me vengo arriba y continuo con el tester y haciendo inventos con cables para ver si hay cortado algún cable hasta el panel. Voy probando colores y entendiendo cómo funciona el cableado. El caso es que no veo ninguno mal y me temo que el problema está en la propia pastilla de conexiones.

De todas formas, una vez entendido como funciona, pillo dos cables, pongo uno en un sitio, otro en otro y al rozar uno con el otro, el motor arranca, Mamá!!! ya sé arrancar coches haciendo el puente!!!

Me estoy enrollando. El caso es que Didier se puso con el generador (yo había ya desmontado una parte), vio que se bloqueaba y sentenció: Esto hay que mirarlo. Lo intento mañana y si no el lunes (os recuerdo que estábamos a martes).

Entendimos claramente cómo funciona Caribe

2 thoughts on “Reparaciones Vol. 1

  1. Genial tu modo de contar las peripecias de la travesía!! Aunque, a pesar del modo tranquilizador del relato, queda muy claro que han habido momentos ´difíciles´. Animo y que consigais tener todo en orden antes de la siguiente etapa!!

  2. Ya sabes hacer un puente!!! Tienes la pensión asegurada!!
    Seguid disfrutando entre los 2000 vecinos que teneis. Seguro que ya habéis hecho amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial