Bocas del Toro
Sin categoría

Bahía Honda

El último Post y los vídeos de Instagram los pude subir mientras bajaba navegando nuevamente hacia el pueblo de Bocas del Toro. Es un poco desesperante querer comunicarte y no disponer de cobertura para hacerlo. Cuando decido ir a algún lugar, asumo que probablemente no tendré cobertura, por lo que aspectos como recabar la información del lugar, comunicarme con mi gente, ver correo, recibir la meteo, etc, debo hacerlo con anterioridad.

No hacía apenas viento y era temprano, por lo que me quedé flotando al pairo delante de Bocas del Toro mientras con el rabillo del ojo controlaba al resto de embarcaciones, la sonda, etc. Hice todo lo que necesitaba de comunicaciones y me dispuse a ir hacia Bahía Honda.

Previamente había contactado con los responsables indígenas Ngöbe para hacer la excursión por el sendero de los perezosos. Es un sendero en el que, con suerte, se pueden ver perezosos y caimanes. Me informaron que con la cuarentena no estaba permitido hacerlo. Comenté que tenía previsto hacer parte del recorrido con el dinghy y me comentaron que Ok (preferí interpretarlo más como un sí que como un no).

La otra excursión que quería hacer es el sendero caimanes que sale de Marina Red Frog y lleva a la playa Red Frog que está en el norte de Isla Bastimentos.

Entré por por la ensenada Hospital Bight y sin dificultad llegué a la zona de Bahía Honda. Eric Bauhaus recomienda un lugar de fondeo, pero como no le vi atractivo especial, me aventuré a meterme con el Arabela en un pequeño canal. Prácticamente en la entrada se puso a sonar la sonda y decidí abortar misión de inmediato y volver luego con el dinghy.

Me dirigí hacia la entrada a la marina Red Frog y fondeé en muy buen sitio. La verdad es que me llevé una sorpresa, al menos ya lo sé para otra vez. Cuando disminuye la profundidad, la sonda tiene un retardo bastante grande en actualizar la información. Esto significa que cuando decidí parar y echar el ancla con 4 metros, luego eran sólo 2,5m.

El fondo impresionante, desde el barco pude ver varias estrellas de mar. No había demasiados mosquitos, barcos a unos cientos de metros. Vamos una maravilla. Pero…sin cobertura.

Supongo que ya habrá alguien que pensará que estoy enganchado al móvil, que ya ves tú en un sitio maravilloso, etc. Recuerdo que estoy sólo, preocupado por la salud de mi familia, de mis amigos, y sin tener muy claro si estoy cometiendo ilegalidades o no (o en qué grado), trato de vislumbrar un poco el futuro…por lo que necesito obtener información.

Bajé a la marina para conocerla, ver por dónde podía ir al sendero de caimanes y si tenían gasoil. Muy educadamente me indicaron que sólo podía obtener gasoil en cantidades pequeñas, con cita previa, el próximo martes, y a un precio desorbitado (aproximadamente el doble de lo que lo estaba pagando en Linton). Lo dejé abierto con un simple vale, ya hablamos, si eso…no te preocupes que yo te llamo. Con respecto al sendero, está totalmente cerrado y prohibido bajar en la marina salvo para ir al supermercado (que cerraría sábado y domingo).

Ya pintaba mal el tema de las excursiones que quería hacer para ver animalitos. Por la tarde fui al fondo de la bahía a ver un proyecto ecológico que incluye una pequeña marina llamado agua dulce ecomarina y me encantó.

A todo esto, en varias ocasiones pillé el dinghy e iba buscando cobertura como un idiota en mitad de la bahía. Cuando disponía de cobertura, aprovechaba para recibir y enviar whatsapps, hablar con la gente y buscar información en internet. Es la primera vez que me he quemado con el sol y se me ha quedado la marca de la camiseta.

De vuelta al barco decidí que tenía que moverme de ahí. Me gustaba mucho el sitio pero necesitaba tener comunicación y ahí no podía ser.

Al ir a preparar la cena abrí el congelador. En este caso, no se había roto la cadena del frío. Se había destrozado.

Pensé que lo mejor que podía hacer era sacar todo, meterlo en una nevera que tenemos de las de hielo de toda la vida, limpiar bien el congelador, darle la vuelta durante algo menos de las 24 horas reglamentarias y ver si había suerte.

Me vino muy bien para hacer un inventario. Queda más o menos:

  • 7 entrecots
  • 7 muslos con sus entremuslos (esto es lo que peor está ya que andaban por ahí flotando en el fondo sin plástico)
  • 1 pechuga
  • 2 solomillos de cerdo
  • 3 piernas de cordero pequeñas
  • Mucho pescado
  • Habas
  • Espinacas
  • Ha aparecido la verdura para paella!!!

Esto me tuvo entretenido hasta bien entrada la noche.

El sábado temprano fui con el dinghy de excursión por el canal donde quería haber entrado con el Arabela. Quizá podía haber entrado, pero muy justo. Llovía, y no estaba muy apacible, pero son de las cosas que he aprendido este viaje. Nunca dejes de hacer ninguna cosa. No sabes si tendrás otra oportunidad.

Excursión Bahía Honda

Me recorrí toda la zona y es un espectáculo de islas, manglares y se supone que de animales. Sólo pude ver delfines.

De vuelta al barco eran alrededor de las 13:00. No tenía claro si mover el mismo sábado o dejarlo para el domingo. Era pronto para comer, pero si lo retrasaba sería tarde para cambiar de posición, decidí comer.

Comí, arranque y de camino hacia algún sitio donde tuviera cobertura. Por un lado me apetecía quedarme en Bastimentos e intentar hacer algún sendero, pero por otro tenía el temor de quedarme sin cobertura, por lo que opté por Bocas del Toro con la seguridad de que tendría cobertura y los martes y los jueves podría bajar de 7:30 a 9:30 am a comprar.

Dado que no podía fondear exactamente donde la otra vez, opté por quedarme un poco al este de la carabela que hay aquí. Cuando estaba llegando vi que se acercaba una embarcación de manera sospechosa. Tan sospechosa que se cruzó literalmente delante de mi proa (hay que reconocer que le echan huevos). Me acerqué a proa muy solícito saludando, dando las buenas tardes y preguntando si les podía ayudar en algo.

Se trataba de la autoridad marítima de Panamá. Directamente me dijeron que qué estaba haciendo y les dije que fondear. Enseguida me replicaron explicando que estaba prohibido navegar a lo que yo contesté que no quería navegar, que lo que quería era fondear. Insistieron en que estaba prohibido navegar como mínimo hasta el lunes y yo repliqué nuevamente diciendo que lo que deseaba era fondear y que si podía hacerlo ahí. Creo que finalmente me tomaron por tonto, me dijeron que fondeara y que no me moviera!!!!

En fin, fue una una situación berlanguiana. Reconozco que esta capacidad la he aprendido de Toño, que es un auténtico maestro para marear y desconcertar a la gente (le he visto hacer estas cosas en situaciones surrealistas temiendo que le soltaran un guantazo).

Me recordaba una situación en Ibiza en la que no nos quedaba agua en el barco y aprovechamos la hora de mediodía para ir a repostar a una marina (cierran a esa hora y podíamos estar «amarrados» un par de horas). Intenté conectar la manguera en todos los grifos pero vi que estaban con un contador y un candado. Seguí buscando hasta que encontré uno sin candado. A toda velocidad llenamos el depósito de nuestro barco. A lo lejos vi que venía un marinero hacia nosotros, desconecté la manguera del depósito y del grifo y me puse a enrrollarla. El marinero vino corriendo diciendo: «Oiga!! que no puede coger agua de ahí!!». A lo que contesté «Yaaa. No sale de ningún grifo, todos tienen candado». Todo esto mientras el marinero se acercaba y yo iba enrollando la manera chorreando agua.

Como el barco estaba parado y la sonda marcaba correctamente 5 metros solté el ancla estando a unos 150 metros de la carabela y comprobando previamente que la cobertura era perfecta.

Me tiré al agua para ver el ancla y estaba perfectamente enterrada y con la cadena suficiente. Bueno, técnicamente hay un problemilla. Por debajo del Arabela pasa una cadena que supongo debe ser de la Carabela. Yo creo que fondeó en Uruguay y fue largando cadena hasta llegar hasta aquí, puesto que el barco lo tengo a unos 150 metros y no fui capaz de encontrar el ancla de esa cadena.

Una vez fondeado, llamadas a amigos y familia y a ver el congelador. Le doy la vuelta, espero unas horas y a ponerlo en marcha. Nuevo problema. No enciende!!! Pero es que el gas de la cocina tampoco va teniendo la botella de gas llena (y es la única que me queda con gas). Abro y cierro llaves y no funciona. Como soy informático hago esto infinidad de veces. En ocasiones salgo y vuelvo a entrar pero sigue sin ir. Reviso toda la instalación hasta que veo una tuerca floja. Precisamente la que engancha la manguera con el congelador. La verdad es que no me extraña que se haya aflojado. El único electrodoméstico que conozco que da más vueltas es la lavadora de mi casa y deben estar ahí..ahí.

Lo enciendo, limpio bien toda la comida, al congelador y veremos al día siguiente.

Hoy domingo de resurección he comprobado que el congelador iba perfectamente y he decidido que iba a hacer un bizcocho, todo el pollo en el horno, escribir el post y aprender alguna canción nueva al órgano.

Me ha sorprendido cuando he salido esta mañana y no pasaba ningún barco, ni se oía gente. Está claro que los domingos son muy estrictos con la cuarentena, pero da yuyu salir en un sitio que generalmente está lleno y verlo totalmente vacío. Supongo que a eso estáis más acostumbrados que yo.

El bizcocho ha salido bien

Bizcochito

El pollo también ha quedado muy bien

Pollo al horno

He potabilizado hasta que he visto que salía un poco de humo del generador. La verdad es que quizá lo he castigado demasiado con horno, termo eléctrico, cargador de baterías, potabilizadora, todo al mismo timpo.

Esta tarde lo he revisado y está todo bien, lo cargaré menos la próxima vez.

Ya que está cayendo un aguacero impresionante, aprovecho para compartir con vosotros una serie de reflexiones. Si veis que he pasado algo por alto, me lo comentáis.

  • Panamá es un sitio magnífico para estar y conocerlo
  • Panamá es un lugar seguro frente a huracanes, no obstante existe el temido viento llamado «culo de pollo» y son frecuentes las tormentas eléctricas
  • Hemos encontrado sitios seguros donde dejar el barco si tenemos que regresar a España
  • Panamá tiene la mejor cobertura de vuelos internacionales de todo el Caribe
  • La temporada buena para atravesar el atlántico norte es de junio a septiembre
  • Los huracanes en el Caribe empiezan a finales de mayo, principios de junio
  • Para tener alguna oportunidad de regresar a España tendríamos que estar en el norte del Caribe a finales de mayo
  • Remontar el mar Caribe hacia el norte en dirección a Bahamas es muy complicado con el Arabela. Es un catamarán que no es buen ceñidor, y se trataría de remontar 850 millas millas con mar y viento en contra. Hay que calcular entre 10 y 15 días.
  • Las opción válida es navegar a vela y/o a motor vía San Andrés, Providencia y proseguir hacia Jamaica y Haití. Directamente descarto atravesar Colombia, Venezuela
  • México todavía permite la llegada de embarcaciones a sus aguas con ciertas restricciones, pero hay que atravesar Honduras que según noonsite.com es de los países con más asaltos reportados
  • Mientras las fronteras estén cerradas y haya dudas de si voy a poder repostar, no tiene mucho sentido moverme
  • No tenemos ni idea si Francisco podrá volar hacia aquí o cualquier otro lugar del Caribe y si yo tendré posibilidad de volar a España en agosto como tarde
  • A principios de junio, termina la temporada buena para navegar por esta zona, por lo que tampoo tendría mucho sentido que Francisco viniera salvo para hacer turismo «de tierra».
  • Si dejamos el barco aquí, al año que viene habría que venir a por el con la misma problemática de fechas.

Por lo tanto las posibilidades que veo son:

  1. Que se abra una ventana de tiempo que me permita tener vientos favorables para subir hacia Bahamas. Muy improbable
  2. Que cambien las normas y tenga una cierta seguridad de poder repostar en San Andrés, Providencia, Jamaica y Haití. Bastante improbable
  3. Que pase mayo y tener que dejar el barco en Panamá. Bastante probable

Si se levanta la cuarentena, Francisco podría venir. Si no se levanta, tendré que ver la forma de regresar a España en cuanto sea posible (estoy ya en contacto con la Embajada)

En definitiva, supedito mi decisión a las condiciones climatológicas o a un posible cambio de las normativas de los países de la zona (sabéis que me gusta esta solución cuando hay que tomar decisiones que no sé tomar de otra forma). En este caso, esperaría a Francisco hasta, por ejemplo 1 de julio y comenzaría vuelta por Atlántico norte.

Tengo claro que debo intentar en todo momento tener comida, agua y gasoil hasta los topes por lo que pueda pasar.

En cualquier caso, estoy de maravilla, con internet, cocinando bizcochos como media España y espero que me permitan seguir navegando por las aguas de Panamá en breve.

One thought on “Bahía Honda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial